Libros

Cuando el Director General de A.B.& Co, Wolfgang R, exigió a Francisco M, su Director Comercial, preparar un nuevo Sistema tarifario para los clientes mayoristas, circuito que representaba mas del 60% de las ventas de la compañía, basado en estimular la rotación en decremento del stocage, este sabia que la instrucción encerraba un grave peligro. El modelo no ofrecía estímulos suficientes y, además, dejaba una puerta abierta para otras iniciativas de la competencia. Leer más...

Manual para cínicos se acerca a los usos y estilos de comportamiento de aquellos, los sometidos y de estos los supuestos vencedores, en un mundo radicalmente injusto y cruel: la cobardía, el miedo, la mansa obediencia, la traición, la doble moral, el engaño consentido, la venganza, el trafico de favores, la manipulación, el pesebrismo ruin, la ausencia de creencias, el fraude, la adulación, la febril codicia y otras cuantas pautas habituales de conducta, en un entorno de manifiesta hipocresía que este libro denuncia reivindicando la dignidad insobornable del hombre.... Leer más...

Un máster mánager no es, ni puede ser, alguien que domine a fondo todos los entresijos de finanzas, márketing,
operaciones, estrategia y recursos humanos. Por el contrario, debe ser alguien que pueda integrar todas estas áreas con una visión general y estratégica, cuyo punto de partida es tener buena perspectiva irrenunciable de liderazgo eficaz y
aplicable. Este libro no pretende ser un compendio de enseñanzas sobre múltiples materiales sino un índice justificado de prioridades que se deben tener presentes.

La Aristocracia Financiera Somete al Pueblo -  recién publicado con prólogo de Ignacio Escolar analiza con realismo, crudeza y una profundidad pocas veces alcanzada las causas y origen de este auténtico golpe de estado contra la Democracia y prevé sus inevitables consecuencias. Nada de lo que está pasando es comparable a lo que va a pasar.  Especialmente en nuestro país donde además se acumula una quiebra del sistema financiero consecuencia de la burbuja inmobiliaria y la corrupción... Leer más...

La evasión fiscal atenta contra la democracia

Publicada en Deja un comentarioPublicada en General

 

La evasión fiscal atenta contra la democracia

Comienzo mi último ensayo, “Ni Trump, ni Merkel, ni Rajoy”, rememorando algunos augurios avanzados en libros anteriores y que después, desgraciadamente, se han cumplido. En ese sentido, hablo del avance de un modelo transformador profundamente antisocial, que en 2011 se empezó a pergeñar y que hoy vemos extendido por todo el mundo occidental.

También hablo en mi último libro, y cito, de la «hiriente atmósfera de injusticia social que se ve acentuada en su dolor y rabia al convivir día tras día con un estado generalizado de corrupción y fraude fiscal ejercido por los poderosos y su círculo más cercano».

Parte importante de esa atmósfera es, efectivamente, el fraude fiscal. En los últimos días hemos comenzado a escandalizarnos, de nuevo, con los nombres de quienes han evadido ingentes cantidades de dinero a paraísos fiscales. En una muestra más de que los estados son soportados casi en exclusiva por los trabajadores, mientras las grandes fortunas, a través de evasiones e ingenierías fiscales consiguen pagar muy poco o nada en impuestos. Y lo mismo ocurre con las multinacionales.

Por eso, en “Ni Trump, ni Merkel, ni Rajoy” desarrollo, entra otras, una idea básica: “Sin impuestos, no hay Estado Social; y sin Estado Social, no hay justicia redistributiva en forma de más escuelas, hospitales, pensiones y demás derechos… Sin justicia redistributiva, no puede haber auténtico bien común; y sin bien común, no tiene sentido la democracia…”

Por eso, aunque desgraciadamente estemos acostumbrados, tenemos que seguir denunciando la evasión fiscal. Porque no sólo merma los ingresos de los Estados, sino que además socaba los cimientos de la democracia.

Comparte en tus redes favoritasShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

COMENTARIO DEL LIBRO NITRUMP NI MERKEL NI RAJOY

Publicada en Deja un comentarioPublicada en General

 

El nuevo hombre: uno de los fundamentos del neoliberalismo

El problema con lo que llamamos Neoliberalismo es que es mucho más que un sistema económica, en realidad funciona como una Cultura, en el sentido más amplio del término, que ha venido organizando y determinando en las últimas décadas las decisiones más importantes del ser humano occidental, su antropología.

Como digo en uno de los primeros apartados de mi último libro “Ni Trump, ni Merkel, ni Rajoy” (Seurat ediciones, 2017):

«El neoliberalismo se ha impuesto no solo como una opción ideológica, sino también como un Sistema Mundial Integral para la gestión de la economía y la política, de la sociedad e incluso de los propios individuos frente a sus desafíos… Y todo ello, no solo desde el sometimiento soportado por los países —que también; cuando los acreedores financieros internacionales aprovechan de vez en cuando para recordar cuáles son las reglas del juego haciendo subir vertiginosamente la prima de riesgo o descender el rating financiero de la deuda— sino, igualmente, desde la asunción convencida de que constituye la mejor interpretación de hechos y actuaciones ; con lo que nos situaríamos en una actitud mental no muy diferente de la aceptación voluntaria, similar a cuando pensamos en coger un paraguas cuando está lloviendo».

Es decir, el neoliberalismo ha producido un hombre nuevo, con una mentalidad y unas determinaciones nuevas.  En mi libro he llamado a este ser «El hombre neoliberal». ¿En qué se distingue esta criatura de sus predecesores? En que ha generado una nueva racionalidad, egoísta y economicista; se trata de «un hombre producto/consumidor de sí mismo y de todo lo que le rodea; un ser humano que se comporta según unos criterios de deducción y validación de argumentos nuevos, que ya no tienen nada que ver con los principios morales y jurídicos emanados de la cultura democrática». Para este nuevo ser, lo importante es él: su felicidad, su placer, su vida. Es individualista, competitivo y consumidor voraz, no solo de productos, sino también de relaciones, placeres, viajes,…  De hecho, Para él, la lógica general de las relaciones humanas se somete a la regla del máximo provecho.

Como corolario cabe señalar, pues, que sólo conociendo adecuadamente a este nuevo producto del Neoliberalismo y sus motivaciones y racionalizaciones —y para ello me permito volver a remitirles a mi libro “Ni Trump, ni Merkel, ni Rajoy”—, que en cierto modo es lo mismo que conocernos a nosotros mismos, pues todos estamos más o menos determinados por esta Cultura que todo lo impregna, podemos empezar a desmontar adecuadamente la sociedad Neoliberal. Es decir, necesitamos al mismo tiempo luchar contra las instituciones neoliberales y contra los verdaderos amos del mundo y desmontar, en muchos casos, nuestra propia manera de pensar para comprender hasta qué punto estamos siendo «esclavos» de esa monstruosa estructura Neoliberal.

http://goo.gl/jZ9Vot

http://goo.gl/hSMo5V

http://goo.gl/QBL8NZ

Comparte en tus redes favoritasShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Cataluña y la Constitución del 78: la necesidad de constituirnos en Estado plurinacional

Publicada en Deja un comentarioPublicada en General

 

 

Casi nada de lo que ocurre estos días en Cataluña puede entenderse sin acudir a la crisis económica —deriva en política y social— que sacudió los cimientos de Europa y de España desde 2008, y que todavía continúa. La insatisfacción popular producida por los recortes sociales, los desahucios, el rescate a la banca y el largo etcétera de despropósitos tomó una forma especial en Cataluña.

Efectivamente, el independentismo catalán, minoritario hasta hace bien poco, ha crecido alimentado por la insatisfacción y descontento general por el mal funcionamiento del Estado y sus instituciones.

Efectivamente, las críticas al Gobierno central y a su gestión de la crisis han enlazado con unas peticiones nacionalistas que venían agudizándose desde la no aceptación del Estatut catalán por el Estado español, haciendo crecer enormemente el apoyo a las tesis soberanistas.

Las causas del creciente independentismo son, es cierto, más emocionales que racionales —esto, de hecho, las vuelve menos susceptibles de ser cambiadas—, como emocional es el comportamiento visto en muchas partes de España y en sectores conservadores del resto del país, donde se pide sojuzgar a la mitad catalana que pide la independencia, someterla a base de autoritarismo y, si hace falta, violencia. Lo que provoca un panorama de enfrentamiento visceral y poco abonado para el diálogo. Que sin embargo es más necesario que nunca.

En cualquier caso, lo que pone en claro la crisis de Cataluña es que la constitución de 1978, acosada por muchos otros flancos, ha caducado también en el capítulo territorial.

Ante esta situación, ¿qué hacer? Desde mi punto de vista: hay que conseguir más y mejores cuotas de democracia. La Constitución, y España con ella, necesita una profunda Regeneración Democrática. Regeneración que pasa, inevitablemente, porque el pueblo recupere el protagonismo político y vuelve a tomar el timón del rumbo del país. Pero para ello necesitamos un pueblo concienciado y movilizado. Políticamente activo.

En mi reciente libro “Ni Trump, ni Merkel, ni Rajoy” he explicado en detalle —porque un tema así requiere de unas cuántas páginas y de profundos análisis— cómo en el caso concreto de Cataluña, la regeneración sólo puede pasar por una modificación de la ordenación territorial sacralizada por la Constitución del 78.

Es necesario conseguir la configuración para Cataluña y el País Vasco de un modelo confederal definido mediante la figura de Estados Libres Asociados, basándose en una idea plurinacional del Estado español que sea recogida en el propio articulado de la Constitución, y previo reconocimiento de un derecho de autodeterminación pactado con ambos territorios y ratificado mediante referéndum.

Solo de esta manera, a mi entender, conseguiríamos un nuevo pacto constitucional que termine con las tensiones territoriales en España para un largo periodo de tiempo.

Como os decía, he desarrollado en profundidad este tema en “Ni Trump, ni Merkel, ni Rajoy”, una obra donde he reunido un centenar de ideas para salvar una democracia, la española, que está a todas luces muy herida.

Comparte en tus redes favoritasShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Comparte en tus redes favoritasShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *