COMENTARIO DEL LIBRO NITRUMP NI MERKEL NI RAJOY

Publicada en Publicada en General

 

El nuevo hombre: uno de los fundamentos del neoliberalismo

El problema con lo que llamamos Neoliberalismo es que es mucho más que un sistema económica, en realidad funciona como una Cultura, en el sentido más amplio del término, que ha venido organizando y determinando en las últimas décadas las decisiones más importantes del ser humano occidental, su antropología.

Como digo en uno de los primeros apartados de mi último libro “Ni Trump, ni Merkel, ni Rajoy” (Seurat ediciones, 2017):

«El neoliberalismo se ha impuesto no solo como una opción ideológica, sino también como un Sistema Mundial Integral para la gestión de la economía y la política, de la sociedad e incluso de los propios individuos frente a sus desafíos… Y todo ello, no solo desde el sometimiento soportado por los países —que también; cuando los acreedores financieros internacionales aprovechan de vez en cuando para recordar cuáles son las reglas del juego haciendo subir vertiginosamente la prima de riesgo o descender el rating financiero de la deuda— sino, igualmente, desde la asunción convencida de que constituye la mejor interpretación de hechos y actuaciones ; con lo que nos situaríamos en una actitud mental no muy diferente de la aceptación voluntaria, similar a cuando pensamos en coger un paraguas cuando está lloviendo».

Es decir, el neoliberalismo ha producido un hombre nuevo, con una mentalidad y unas determinaciones nuevas.  En mi libro he llamado a este ser «El hombre neoliberal». ¿En qué se distingue esta criatura de sus predecesores? En que ha generado una nueva racionalidad, egoísta y economicista; se trata de «un hombre producto/consumidor de sí mismo y de todo lo que le rodea; un ser humano que se comporta según unos criterios de deducción y validación de argumentos nuevos, que ya no tienen nada que ver con los principios morales y jurídicos emanados de la cultura democrática». Para este nuevo ser, lo importante es él: su felicidad, su placer, su vida. Es individualista, competitivo y consumidor voraz, no solo de productos, sino también de relaciones, placeres, viajes,…  De hecho, Para él, la lógica general de las relaciones humanas se somete a la regla del máximo provecho.

Como corolario cabe señalar, pues, que sólo conociendo adecuadamente a este nuevo producto del Neoliberalismo y sus motivaciones y racionalizaciones —y para ello me permito volver a remitirles a mi libro “Ni Trump, ni Merkel, ni Rajoy”—, que en cierto modo es lo mismo que conocernos a nosotros mismos, pues todos estamos más o menos determinados por esta Cultura que todo lo impregna, podemos empezar a desmontar adecuadamente la sociedad Neoliberal. Es decir, necesitamos al mismo tiempo luchar contra las instituciones neoliberales y contra los verdaderos amos del mundo y desmontar, en muchos casos, nuestra propia manera de pensar para comprender hasta qué punto estamos siendo «esclavos» de esa monstruosa estructura Neoliberal.

http://goo.gl/jZ9Vot

http://goo.gl/hSMo5V

http://goo.gl/QBL8NZ

Comparte en tus redes favoritasShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *